El comercio electrónico sigue creciendo, pero no solamente en el número de consumidores que compran en línea, sino también en términos de la amplitud de la canasta de compra. Es decir, que más personas compra por internet, más productos y servicios. Además, los consumidores compran y venden a otros consumidores en el comercio P2P (peer to peer). Sin embargo, este crecimiento no es garantía de éxito para las empresas que incursionan en el ecommerce. No todo lo que se ofrece en internet se vende y es por eso que he recibido múltiples consultas de empresas y emprendedores que se frustran al ver que sus tiendas en línea no venden. Sin duda alguna, esta nueva modalidad de venta requiere de algunas estrategias y un arduo trabajo para que las tiendas online logren el éxito esperado. A continuación te comparto algunos consejos y claves para lograr un ecommerce exitoso.

  1. Experiencia del usuario

A la hora de ingresar a la tienda electrónica, el usuario debe obtener una gran experiencia, de manera que el sitio sea fácil y cómodo de navegar. En principio, debe contar con un diseño atractivo que llame la atención de los usuarios, y que los mismos puedan acceder fácilmente al catálogo de productos que se ofrecen a la venta. Para ello, estos últimos tienen que presentarse de manera ordenada, y tienen que ir acompañados con la descripción de sus características y precios. Al mismo tiempo, los productos deben estar bien presentados, de modo que genere mayor interés en los posibles consumidores. Estudios de mercado sugieren que las imágenes y los videos son elementos clave para aumentar la conversión.

  1. Posicionamiento en motores de búsqueda

Es fundamental que la tienda online se posicione en los motores de búsqueda, principalmente en Google. Para esto, el contenido debe cumplir ciertos requerimientos (longitud del contenido, uso de palabras clave, etc.), pero también la programación del sitio. La idea es que la marca se presente frente a la mayor cantidad de clientes potenciales y se sabe que una de las principales fuentes de tráfico proviene de las búsquedas.

  1. Presencia en redes sociales

La presencia de la marca en las redes sociales es una práctica clave en el marketing actual. No solamente permite que la marca genere contenido que apoye al los compradores en su viaje, sino que además es un canal de aprendizaje de las expectativas de los clientes y de atención. Igualmente, algunas plataformas sociales, como Facebook e Instagram permiten crear catálogos asociados a la tienda online, aumentando la exposición de los productos.

  1. Atención al cliente

Todas las tiendas electrónicas o iniciativas de ecommerce deben contar con una sección de contacto, para que los usuarios puedan comunicarse con la empresa en caso de realizar consultas o despejar cualquier duda. Esto implica ofrecer números de teléfonos, correos electrónicos o propiciar un chat para que los clientes se comuniquen cuando lo deseen. Sin dudas, esta opción ofrecerá mayor seguridad a los posibles compradores de la tienda, aumentando la confianza en el sitio.

  1. Logística y sistema de pagos

Para que un ecommerce tenga éxito, el usuario debe obtener una buena experiencia en sus transacciones, para que el mismo considere la posibilidad de volver a comprar en el sitio. Se trata de que los cumplimientos en las entregas sean precisos, y que los envíos de los productos sean operaciones rápidas y cómodas. Para eso, se necesita trabajar con distribuidores eficientes que no tengan fallas en los tiempos y formas de los envíos. Al mismo tiempo, se recomienda ofrecer la mayor cantidad de medios de pago, para que cada usuario pueda pagar de la manera en que desee.

  1. Adaptación a distintos dispositivos

En la actualidad, las visitas a los sitios ecommerce se hacen desde distintos dispositivos electrónicos, como PCs, tablets, o teléfonos móviles. Por eso, el sitio web de ventas debe poder adaptarse a aquellos soportes, de manera que tenga visibilidad desde todo tipo de pantallas. Se trata de una real “responsividad” en el proceso y no solamente la adaptación a un tamaño de pantalla.