Los Millennials están conformados por las personas nacidas entre el año 1985 y el año 2000, también llamados Generación Y o Echo Boomers. Esta generación fue precedida por la llamada Generación X (nacidos entre 1965 y 1985) y los Baby Boomers (1945-1965). Su importancia está marcada, no solamente por su peso poblacional, donde son un grupo muy numeroso (generación más grande: aproximadamente un 30% de la población total), sino porque son la primera generación de nativos digitales, y esto tiene implicaciones relevantes en la forma de hacer mercadeo y comunicarse con esta audiencia.

 

Efectivamente los Millennials son la primera generación de nativos digitales y su grado de conectividad a los medios electrónicos es superior a las generaciones precedentes. Pero allí no reside su mayor diferenciación. Si es por esto, la Generación X, de inmigrantes digitales, también adoptó entusiastamente la internet y se conecta con una elevada frecuencia. Las principales diferencias se dan en dos ámbitos: sus valores y el comportamiento de uso de medios los digitales.

 

En el primer grupo, el contexto en que esta generación ha crecido determina que sean consumidores más informados, globales, tolerantes a las diferencias, preocupados por el medio ambiente, sensibles a precio, sociales e impacientes. Estas características determinan su manera de ver el mundo, la forma cómo están dispuestos a relacionarse con las marcas y qué tipo de estímulos son más efectivos para motivarlos.

 

Por otra parte, en cuanto a las diferencias en el comportamiento de uso de los medios digitales, Los Millennials se muestran altamente inclinados a las comunicaciones móviles, generando comportamientos como el in-line shopping (acceso a información desde el móvil para tomar decisiones de compra en el punto de venta) y el showrooming (veo, toco y pruebo el producto en la tienda para luego comprarlo por internet). Igualmente, su consumo de información es muy superior al resto de las generaciones y la manera cómo se relacionan con los medios difiere notablemente. En este caso, se observan fenómenos cómo el multiscreen, que erosiona el modelo tradicional de broadcasting y la efectividad de la publicidad.