“El hecho de que un consumidor o cliente nos permita enviarle correos electrónicos es un privilegio que no se puede desaprovechar, pero tampoco defraudar”

El correo electrónico sigue siendo, después de muchos años, el uso más popular de internet entre los usuarios de internet en América Latina, según el estudio “El Consumidor Digital Latinoamericano”, realizado por Tendencias Digitales en una muestra superior a 5.000 personas en 15 países. De hecho, el referido estudio arrojó que los correos electrónicos fueron mencionados en primer lugar por un 57% de la población total de la región (equivalente al 86% de los usuarios de internet), superando las búsquedas de información, las redes sociales y las noticias. El correo electrónico ya es un medio masivo, al ser utilizado por más de la mitad de la población, y esto coloca al email marketing en una posición privilegiada en una estrategia de marketing.

Algunos analistas vaticinaron su desaparición hace algunos años, al señalar que los más jóvenes no se comunicaban a través de este medio. Sin embargo, el email sigue estando muy presente en la región ya que, si bien es cierto que los jóvenes no se comunican con sus pares por este medio, sí lo utilizan para comunicaciones más formales e incluso para recibir información de las marcas que les interesan. También el Spam es otra de las críticas que recibe esta herramienta de comunicación y marketing, pero realmente hoy día las plataformas de correo han mejorado su capacidad de filtrar el spam, para eliminar mensajes invasivos e incluso fraudulentos, echando por tierra muchos modelos de negocio basados en el envío masivo de correos electrónicos no deseados.

Los correos electrónicos son una herramienta ideal para enviar información por parte de las empresas a aquella base de consumidores o clientes que así lo desea y lo manifiesta. El citado estudio de Tendencias Digitales muestra como el email es el tercer medio preferido por los consumidores para recibir información de las marcas (40%), por detrás de la TV y Facebook, respectivamente.

 

 

En un mundo donde las personas están saturadas de información y su tiempo de atención es muy reducido, el hecho de que un consumidor o cliente nos permita enviarle correos electrónicos es un privilegio que no se puede desaprovechar, pero tampoco defraudar. Las nuevas leyes de protección de la privacidad como la Ley de Protección de Datos Europea (General Data Protection Regulation, GDPR) son un factor que también favorece el uso del correo electrónico como herramienta de marketing.

Pero los beneficios del marketing van más allá de su alcance potencial. Con el aumento de la penetración de los smartphones, una importante proporción de los usuarios revisa sus correos con una elevada frecuencia y además los puede compartir muy fácilmente por la portabilidad que ofrecen. Además, la mayoría de las plataformas de envíos de correos ofrecen estadísticas de desempeño de las campañas, que incluyen métricas clave como el open rate (tasa de correos abiertos), clickthrough rate (tasa de clics) y tasa de desuscripción. De hecho, estudios realizados demuestran que su tasa de conversión es superior a otros medios digitales. Por ejemplo, según eConsultancy, un 73% de los profesionales del marketing entrevistados a nivel global considera que el email marketing es la herramienta de marketing con mayor ROI (mencionado por el 73%), seguido del SEO (72%) y el marketing de contenidos (63%). Sin embargo, su éxito depende de diferentes factores donde se incluyen la calidad de la base de datos, el contenido y la plataforma de envíos.