El más reciente estudio de Tendencias Digitales en América Latina, realizado en alianza con el Grupo de Diarios América GDA, tuvo como finalidad medir el impacto del COVID-19 desde tres dimensiones: el individuo, el ciudadano y el consumidor. Definitivamente, la pandemia ha impactado de manera contundente en la región. Lo sabemos por las noticias, pero el informe de Tendencias Digitales, basado en más de 13,000 entrevistas, nos muestra números impresionantes acerca de cómo esta crisis de salud, con consecuencias en lo económico, ha impactado tanto los bolsillos como el corazón de los latinoamericanos.

 

Dimensión individuo

En primer lugar, podemos decir que la pandemia ha generado preocupación y ansiedad a una parte importante de la población.

La mayor preocupación obviamente está relacionada con la salud, donde más el 80 % de los entrevistados la menciona. Por su parte, casi la mitad de los latinoamericanos manifiesta preocupación por el funcionamiento del sistema de salud de su país.

También la duración de la crisis es una preocupación común entre los latinoamericanos, seguida por supuesto de las consecuencias económicas de la misma, donde el 50% menciona el impacto del COVID-19 en la economía, mientras que un 25% se refiere específicamente a los puestos de trabajo y su capacidad de generar ingresos suficientes para cubrir sus gastos.

Como era de esperarse, un individuo muy preocupado por la salud y las consecuencias económicas de la crisis, se sentirá ansioso (45 %), intranquilo (34%) y tenso (32 %).

 

Dimensión ciudadano

Con relación a la situación del ciudadano latinoamericano, podemos decir que la mayoría abrumadora declara estar informado acerca de la pandemia (+90%). Por lo menos esto sucede con los ciudadanos que tienen acceso a la internet.

Aún cuando la evaluación negativa promedio de los gobiernos es de 45%, se observan importantes diferencias entre los países. Es decir, la percepción de los ciudadanos varía de acuerdo al país del que se trate (en algunos países supera incluso el 80%). Un 48% considera que las autoridades de su país han mostrado un desempeño negativo en comparación al de otros países.

En esta dimensión te invito a leer el informe que publicará el GDA, donde se analizará con mayor detalle la evaluación de las instituciones y de los medios de comunicación durante la pandemia.

 

Dimensión consumidor

En cuanto a la dimensión del consumidor, como es de esperarse, una crisis económica impacta directamente el bolsillo de las personas. En este sentido un 52 % de los entrevistados en la región declaró una disminución de sus ingresos, lo que impacta directamente su poder de compra. De hecho, un 70% declara una reducción de sus gastos.

Por su parte, esta caída de los ingresos ha generado cambios en el comportamiento del consumidor orientados por una parte atender la situación de la salud, lo cual se refleja en una menor frecuencia de realización de las compras (52%). Pero por otro lado, La crisis empuja a este consumidor a buscar promociones y descuentos (47%) y, hasta cierto punto, a elegir aquellas marcas más económicas en el mercado (34%).

 

¿Resurgimiento de una nueva paranoia?

En el año 2016 destacamos una tendencia del mercado, a la que llamamos en su oportunidad “La Nueva Paranoia”. En esta tendencia se percibía cierto pesimismo de los consumidores acerca de la evolución futura del mundo, relacionado con los recursos naturales y la solución de los problemas de la gente por parte de los gobernantes. En esta tendencia no solamente preocupaba la seguridad física y el terrorismo sino incluso la seguridad informática. También esta llamada paranoia involucraba una insatisfacción con Los líderes políticos y las instituciones. ¿Acaso la crisis de la pandemia viene a agregar un nuevo elemento a la nueva paranoia, en este caso, el miedo a contraer el virus COVID-19?.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 3.9 / 5. Recuento de votos: 27

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.