El prime time es el período de tiempo donde la audiencia televisiva es elevada y varía de acuerdo al país, pero está generalmente ubicado entre las 7pm y 10pm. Este bloque de tiempo de gran audiencia ha sido muy importante en el modelo tradicional de broadcasting porque permite a los anunciantes llegar a una gran audiencia y a los medios obtener parte importante de sus ingresos.

A pesar de que la televisión sigue siendo el medio con mayor penetración en la población en Latinoamérica, es indudable que no ocupa la posición privilegiada que tuvo en las décadas pasadas. Ahora esa televisión debe compartir su espacio con otros dispositivos, a través de los cuales los usuarios acceden a los contenidos: teléfonos móviles, tabletas, computadoras y hasta consolas de video juegos. Esta tendencia global ya se refleja en las cifras de inversión publicitaria de algunos países de Europa, donde la inversión en medios interactivos ya supera a la que capta la televisión.

Un estudio reciente realizado por DatanalisisTendencias Digitales, entre una muestra de más de 10.000 usuarios de internet en Latinoamérica, demuestra como ver televisión sigue siendo un pasatiempo muy popular en la región, pero compite con las conexiones a internet desde diferentes dispositivos. Si bien las diferencias no son tan marcadas entre los diferentes grupos de edad, sí se observa como los más jóvenes, o nativos digitales, se inclinan más por internet (74% versus 68% de TV), mientras que los Baby Boomers siguen prefiriendo la TV como forma de entretenimiento (76% versus 72% de Internet).

Las diferencias más importantes vienen más bien por el comportamiento de uso de los medios electrónicos y la TV. Los Millennials (nacidos entre 1985 y 2000) declaran ver películas (59%) y series de TV (46%) por internet en una proporción muy superior a los Baby Boomers: películas (36%) y series de TV (21%). Aun cuando estos resultados se basan en consumidores que ya usan internet, muestran una importante tendencia del mercado.

Puede decirse que internet está desplazando a la televisión tradicional como medio de entretenimiento, pero no a los contenidos, que ahora los usuarios acceden a través de diferentes dispositivos a la hora de su conveniencia, y no en un bloque concentrado como el prime time.