Quiero empezar este artículo destacando que las estrategias de negocios deben estar ajustadas a su contexto. Aquellas estrategias que consideran el contexto son estrategias que brindan mejores resultados. Eso está demostrado empíricamente y por eso es que los consultores de laboratorio no funcionan.

Ahora bien, en este contexto de crisis que vivimos, ¿Qué estrategias de negocios debemos aplicar?. Definitivamente aquellas que nos garanticen la viabilidad del negocio en el corto plazo, porque sin presente no hay futuro.

Las estrategias de viabilidad son aquellas que facilitan la continuidad del negocio ante situaciones muy adversas. Generalmente cuando se habla de crisis, se hace referencia a una recesión económica, es decir a una situación en la cual el producto interno bruto no experimenta crecimiento por más de dos trimestres consecutivos. Sin embargo, ciertos fenómenos inesperados como conflictos políticos, catástrofes naturales e incluso epidemias como el COVID-19, que ahora estamos atravesando, pueden derivar en crisis económicas en el sentido tradicional.

En general, cuando una empresa enfrenta una recesión, que es una de las formas más clásicas de una crisis, debe liberar y conservar los recursos de la mejor manera. Igualmente, debe esforzarse por entender y manejar las emociones de su equipo de trabajo, clientes y proveedores ya que es muy común que las personas se sientan tristes, frustradas y temerosas, algunas emociones paralizantes.

En el primer aspecto relativo a la liberación y conservación de recursos se refiere a la economización. La empresa debe revisar su estructura de costos y eliminar aquellos rubros que no son imprescindibles. Me refiero a activos, insumos, costos indirectos e incluso capital humano. También la empresa debe revisar su deuda y reestructurarla en la medida de lo posible para bajar el servicio de esa deuda y mejorar el flujo de caja.

Pero no todo es reducciones directas de costos y gastos, también es clave revisar el portafolio de la empresa. No necesariamente todos los productos de ese portafolio son viables en la situación de crisis y quizá una estrategia de concentración es recomendable.

Estas medidas de economización y optimización de portafolios deben acompañarse de la motivación del equipo, lo cual es muy probable que en una situación de crisis extrema no se centre en incentivos económicos (aunque algunas veces podría con nuevos modelos de remuneración) pero si indudablemente mediante la definición de un propósito para la marca y el equipo de trabajo. Para conocer más acerca de cómo definir un propósito para tu marca te invito a leer mi articulo: Marcas con Propósito 

El mayor reto de las estrategias de viabilidad es no sacrificar el futuro. Es decir, no quemar los muebles que nos van a servir en un futuro cuando pase la crisis, porque sí… Las crisis siempre pasan.

Si quieres conocer más acerca de los negocios en tiempos de crisis, te invito a mi Serie de Webinars: Negocios y Marketing en Crisis del Entorno.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 4

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.